dissabte, 27 de juliol de 2019

Operación Solete, Talleres con el Colectivo “El Nido de las Artes”



















Aquest col•lectiu, sorgit arrel de la visita de MGSM a Nicaragua, segueix triumfant en aquest país creant cada dia més adeptes. Treballen el circ com a una eina de transformació social, duent el barri Boris Vega d’Estelí cap a un millor desenvolupament i desenvolupantse ells mateixos com a persones. https://massagentsensemasses.wordpress.com/accions/mgsm-nicaragua-2012-2/colectivo-el-nido-de-las-artes/ Entre actos de malabares, clown, acrobacia, música, colores y risas, el circo es un arte para crecer y aprender de nosotros y nosotras mismas. A través del juego y de la práctica, el circo permite conocer otras maneras de vivir y el Colectivo El Nido de las Artes en Estelí le ofrece estas alternativas a niños y niñas. El colectivo, integrado por 6 personas, trabaja desde un barrio de Estelí diferentes artes del circo para fomentar valores, hábitos, habilidades y mostrar otras posibilidades a las realidades comunes. Mediante este arte, los y las niñas “se ponen metas y por lo general, no son solo las que la sociedad ofrece” comenta el colectivo. Desarrollar la concentración, la disciplina, el trabajo en equipo, la perseverancia son algunas habilidades fundamentales para esta iniciativa además de, algunas prácticas y valores, como el cuido al medio ambiente, que se trabajan durante los talleres. Espacio abierto para jugar y practicar El colectivo surgió de un proyecto español en el 2008. Durante 1 mes enseñaron arte circense y acompañaron a los y las jóvenes que decidieron seguir el proyecto. Ahora El Nido, como el colectivo lo llama, es un espacio abierto donde puede llegar cualquier persona del barrio a practicar o jugar y a los talleres los martes, miércoles y jueves. “Cada taller tiene un tema, un objetivo y una metodología. Por ejemplo, cuando trabajamos teatro seleccionamos un tema, los y las niñas dibujan o escriben una historia, lo ponemos en común y después creamos un cuento. Lo dividimos en escenas y montamos el espectáculo desde los conocimientos y experiencias que tienen”, explican. El Nido ha permitido tener un ambiente familiar e integrar a jóvenes, niños y niñas que estaban en círculos de riesgos pues, prefieren ir al Nido a practicar, a jugar o a cuidar el huerto que están construyendo en vez de estar en la calle. Por lo general, estas actividades son aceptadas por el barrio. Según el colectivo, “los padres de los niños que vienen saben que son valiosas”, sin embargo, hay personas que no apoyan debido a que piensan que “no están aprendiendo nada productivo y es pura vagancia”. Nuevas metas con el circo Al hablar sobre el circo, surgen muchos sentimientos en los chicos del colectivo. Todos afirman que este arte les ha cambiado la vida porque “te abre la mente”, y te da la posibilidad de experimentar actividades fuera de las comunes. “Es una técnica bien bonita que permite la inclusión, descubrir y agarrar impulso para hace lo que se quiere”, comenta un integrante. De igual forma, esta herramienta trabaja con metas y objetivos. Para varios participantes del colectivo antes “no teníamos vida, solo estudiábamos pero sin pensar en estudiar y luego de involucrarnos, nos fijamos metas y empezamos a trabajar por ellas desde un nueva plataforma”, explican. http://www.managuafuriosa.com/nido-artes-circo-social/

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Ir abajo Ir arriba